Clases para bautismos

 

Nuestra creencia y costumbre es bautizar solo a creyentes, es decir, a personas que hayan dado un claro testimonio de su fe en Cristo.

Por tanto, bautizamos solo a personas con una edad, que les permita tener una conciencia suficiente para entender, al menos mínimamente, los fundamentos básicos de la fe. Y sobre todo que hayan experimentado, personalmente, dicha fe en Cristo y su obra, es decir, que hayan tenido un conocimiento personal de Dios.

Bautizamos, generalmente, por inmersión.